Precontrato de trabajo (España) | Modelo en PDF

En algunas ocasiones antes de que se lleve a cabo la contratación de alguien se forma un precontrato de trabajo con el fin de asegurar el hecho de que esa persona será contratada.

En esta ocasión te vamos a explicar paso a paso qué implica el precontrato y qué es lo que sucede si se decide incumplir.



¿Qué es un precontrato de trabajo?

El precontrato es un documento que es firmado entre un trabajador y una empresa o un empresario, el cual sirve para pactar que en un futuro se va a firmar un contrato laboral.

Se debe de tener en cuenta que, en sí mismo, el precontrato no es un contrato de trabajo, sino que en realidad se trata de un compromiso legal de contratación que representa varias responsabilidades si es incumplido, tanto por parte de la empresa como del trabajador.

Es decir, no se trata de un verdadero contrato de trabajo, por lo que en realidad este no sirve para generar obligaciones laborales ni el derecho a recibir un salario o a acumular antigüedad.

Al firmar un precontrato, las dos partes intentan asegurar sus intereses: la empresa, la contratación del trabajador que han considerado que es el mejor para les puesto y el trabajador asegura se contratado en el puesto de trabajo que fue de su interés. Es un tipo de acuerdo que suele llevarse a cabo con mucha frecuencia dentro de sectores especializados, como puede ser la contratación de personal muy cualificado o incluso de deportistas.

Puedes descargar un modelo de pre-contrato de trabajo desde aquí



 ¿El pre-contrato es verbal o escrito? ¿Equivale a una promesa de contratación?

Para que realmente haya un precontrato no se tiene que plasmar por escrito y firmarse. Puede ser un acuerdo verbal válido, pero tiene la dificultad de ser probado o demostrar cuáles fueron los términos que fueron pactados, y en caso de no poder probarse, será como que no existe, por lo que siempre es más recomendado que se haga por escrito, aunque no sea obligatorio.

Se debe de tener en cuenta que una promesa vaga de contratación, o ser señalado de forma verbal que se ha sido el candidato elegido durante el proceso selectivo no es un precontrato y esto no implica una obligación de formalizar el contrato de trabajo en un futuro.

Asimismo, las conversaciones previas a la firma del contrato tampoco son consideradas como precontratos. Son situaciones en las que se declaran las intenciones de contratación, pero sin convertirse en obligaciones legales que se tengan que cumplir.

Para que realmente se presente un precontrato, se tiene que indicar claramente la voluntad de firmar de forma segura un contrato de trabajo en un futuro cercano y bajo ciertas condiciones que son pactadas.



Diferencia entre precontrato y un contrato de inicio diferido

Tal y como ya hemos indicado, el precontrato no es un contrato de trabajo como tal, sino que en realidad se trata de un compromiso de firmar un contrato en el futuro, por lo que realmente no se tiene que confundir con un contrato de trabajo de inicio diferido.

Ese es un tipo de contrato que se firma en una fecha, pero en el que el inicio de la relación laboral tiene una fecha posterior. Aunque lo normal sería firmar el contrato cuando se empieza a trabajar, se puede dar el caso de que se firme un tiempo antes. Por ejemplo, un profesor puede firmar el contrato en julio, aunque el inicio de su contrato sea desde septiembre.

En los contratos de trabajo de inicio diferido sí contemos con un contrato de trabajo y las consecuencias de su ruptura, o de no cumplirlo, son iguales al resto de las relaciones laborales, aunque las obligaciones no empiecen hasta la fecha en laque se comienza un contrato.



¿Qué contenido tiene un precontrato?

El precontrato tiene que indicar claramente la voluntad de realizar un acuerdo de trabajo entre el trabajador y la empresa. También puede incluir otras de las circunstancias del pacto, como pueden ser las siguientes:

  • La fecha en al que se firmará el contrato laboral.
  • Se pueden incluir condiciones que se tienen que cumplir para firmar el contrato: el contrato puede quedarse como pendiente de que se finalicen algunos estudios, que se consiga una autorización o licencia para hacer el trabajo, que no haya una lesión (en caso de deportistas), etc.
  • Generalmente se pacta el salario, si es por encima de lo que se ha establecido en el Convenio Colectivo, se puede incluir un salario en especie, etc.
  • Se puede indicar el tipo de contrato de trabajo que se va a firmar, si será temporal, indefinido, etc.
  • En algunas ocasiones se puede señalar el horario de trabajo y las vacaciones pactadas.
  • Se puede pactar la inclusión de cláusulas de exclusividad o no competencia, así como el aumento de una indemnización en caso de ruptura de contrato por parte de la empresa.
  • El puesto y las funciones que se desarrollarán dentro de la empresa.
  • Entre otros detalles que también pueden ser incluidos.


¿De hasta cuánto puede ser la indemnización por daños y perjuicios?

Lo cierto es que esto dependerá en cada caso, ya que no se ha establecido de forma legal ningún tipo de indemnización en el caso de que no se cumpla un precontrato. Generalmente, en el mismo documento se suele señalar una indemnización en caso de que no se formalice y no se lleve a cabo la contratación.

En caso de que en el precontrato no se fije una cantidad de indemnización, entonces dependerá de los daños y perjuicios que se hayan ocasionado por la falta del contrato.

Por ejemplo, si se hicieron gastos relacionados a la nueva contratación (viajes en la ciudad, un alquiler, comprar casa, etc.), se pueden incluir para que estos sean cubiertos por la empresa que no cumplió con el precontrato. O si se tenía un trabajo con otra empresa y este se dejó, o si se rechazaron otras ofertas de empleo, entonces también se puede pedir una indemnización que cubra esos ingresos que no se generaron por esperar la contratación que no se llevó a cabo.

También se puede llegar a considerar un ingreso si se dejo de recibir una prestación por desempleo que no se pueda solicitar si se ha dejado voluntariamente un trabajo pensando que sería contratado, y quede en situación de desamparo al no tener el trabajo anterior ni el nuevo, ni situación de paro.

Asimismo, es posible solicitar una indemnización por daños morales o daños de imagen como profesional que pueda ocasionar la no contratación. Lógicamente, no todos estos gastos e ingresos dejados de recibir tienen que ser probados. En caso de que se llegue a juicio, será el Juez de lo Social quien haga la cualificación de la indemnización según sus criterios.



¿Qué pasa si es el trabajador el que no cumple el precontrato?

En algunas ocasiones se puede presentar el caso de que sea el trabajador el que no cumpla con la formalización del contrato luego de haber recibido una mejor oferta de trabajo, un aumento en su salario actual o por simples cuestiones personales.

En estos casos, la empresa también le puede reclamar al trabajar una indemnización por daños y perjuicios por la falta de contratación. Por ejemplo, si la empresa formó a un trabajador para luego contratarlo, puede exigirle el coste de la formación, o si la empresa pierde un contrato con un cliente por no haber tenido la posibilidad de realizar un trabajo que iba a ser hecho por el nuevo trabajador, entonces se puede solicitar el beneficio que se iba a obtener por el contrato que se ha perdido.

La empresa tiene que probar todos los daños y perjuicios que se hayan ocasionado, además de que tendrá la posibilidad de demandar al trabajador ante los Juzgados de lo Social para realizar la reclamación.



¿Qué sucede si la empresa no cumple el precontrato?

Tal y como hemos mencionado anteriormente, el precontrato es un compromiso de contratación, pero en algunos casos se puede presentar el caso de que la empresa decida no cumplirlo. En estos escenarios, se tiene que ver si la no contratación puede derivar en cláusulas establecidas previamente en el propio contrato, como puede ser que se tenga que sacar una licencia para poder ser contratado y que esto no fuera posible, ya sea por culpa del propio trabajador; o si se trata de algún tipo de incumplimiento empresarial.

En caso de que se incumpla en compromiso por parte de la empresa no se estaría hablando del despido del trabajador, ya que en ningún momento fue contratado, por lo que no se lleva a cabo ningún incumplimiento contractual, pero sí puede suponer una responsabilidad para la empresa, ya que es posible que el trabajador demande una indemnización por daños y perjuicios.

Pero debes de tener claro que no se pueden reclamar salarios dejados de recibir o una indemnización por despido, así como tampoco se pueden cobrar cotizaciones que se hubieran obtenido si se hubiera llevado a cabo la contratación.

Sin embargo, a pesar de que no se trata de una relación laboral, el trabajador tiene derecho a solicitar una indemnización económica a través de los Juzgados de lo Social, debido que en realidad los precontratos para una fututa relación laboral si califican como precontratos laborales. Así, su reclamación se limitará a una indemnización económico, ya que lo que no es posible es exigirle a la empresa la contratación laboral.

¿Qué puede hacer un trabajador que ha firmado un precontrato y ya no quiere trabajar para esa empresa?

Tal y como hemos mencionado, en caso de que no se firme el contrato de trabajo luego de haber realizado un precontrato, el trabajador puede ser demandado por la empresa.

Una de las opciones que tiene el trabajador firme el contrato y luego lo rompa durante el periodo de prueba, o que presente una baja voluntaria. Se tendrá que ver si al haber firmado en estos casos un caso de permanencia para ver cuáles serían las posibles consecuencias de dejar de trabajar con la empresa con la que se ha firmado.



El contrato de trabajo

Una vez que haya llegado el plazo indicado para firmar el contrato, es muy importante analizar a fondo el contenido del contrato, fijándose muy bien que este corresponda con lo que se pacto en el precontrato.

En caso de que se presente una o varias diferencias entre el contrato y el precontrato, como puede ser un pre-pacto de salario y que luego en el contrato se firme otro, ten en cuenta que lo que tendrá validez legal será el contrato y no el precontrato. Así que tienes que asegurarte de que todo lo que se estableció en el contrato se pueda encontrar de la misma forma en el contrato final.

Deja un comentario